23/5/16

Prueba: Peugeot 2008 1.6 e-HDI-92 Active

Te traigo la prueba de un modelo cuya remodelación se pone justamente hoy a la venta (aquí tienes la información del restyling), el Peugeot 2008 con motor 1.6 e-HDI de 92 CV y acabado Active.


Por fuera
Es un SUV urbano, y por fuera Peugeot ha hecho lo posible para que se note. El frontal es alto, el techo está a dos alturas, lleva barras de techo... En general se nota "mucho coche" para su tamaño. Además, estéticamente está bastante bien logrado (salvo la parrilla frontal, que no me termina de convencer, aunque ahora con el restyling ha mejorado sensiblemente), las llantas le quedan genial (me gustan más éstas de la versión básica Active que las del Allure), y el color marrón "castaño makaha" de la unidad probada es precioso. Vamos, que estéticamente está muy bien y muy a la moda, no me extraña que sea de los más vendidos de su segmento en Europa (en España es el más vendido en lo que va de año).


Por dentro
Parece que casi todo lo bueno se ha quedado en el exterior... Vayamos por partes: el salpicadero tiene algo de plástico blandito, pero la mayoría de materiales son duros y de aspecto no demasiado lujoso; la pantalla central tiene una integración extraña (al menos funciona mejor que la del C4 Cactus, ya que casi siempre me ha hecho caso a la primera); las ruletas y palancas tienen un tacto poco refinado... Vamos, que no han echado el resto en la calidad de los materiales del interior. Además, un fallo bastante apreciable consiste en que las palancas de los intermitentes y del control de velocidad están muy (pero que muy) juntas y no es difícil que accionando una demos sin querer también a la otra.


En las plazas delanteras hay sitio de sobra, pero este modelo lleva (al igual que todos los Peugeot nuevos) lo que la marca llama i-cockpit, que consiste en un volante más pequeño que va situado más bajo y con la instrumentación por encima. En principio la idea es buena, pero así como en el 308 el volante no quedaba mal situado, en este 2008 no fui capaz de ir cómodo con el volante sin que me tapase buena parte de la instrumentación. Además, al ir tan separadas las agujas, es complicado ver ambas de un vistazo. Y la palanca de cambios está también mal situada, ya que está muy lejos del conductor, y sus recorridos son excesivamente largos, por lo que para enclavar tercera y quinta casi tenía que separar la espalda del respaldo.


Del maletero no hay queja, ya que es muy amplio. Y de las plazas traseras tampoco, ya que hay buen espacio para las rodillas y para la cabeza. Sí que tengo que reseñar que el tapizado de la parte trasera inferior de los asientos delanteros es de una tela un pelín mejorable y que va sujeta a la parte baja del asiento con unas gomas que se salen con mucha facilidad, dejando mala impresión.


En marcha
Afortunadamente en marcha se recuperan otra vez las buenas sensaciones. El motor ya lo probé en el C4 Cactus, pero aquí parece que cunde muchísimo más (¡bendita caja manual en vez de la infernal ETG!). El motor aguanta perfectamente las marchas largas y recupera bastante bien para su potencia. Además, si reducimos una marcha y estiramos el motor obtendremos muy buena respuesta y seguiremos el ritmo del tráfico perfectamente, y más que de sobra, y podremos realizar adelantamientos con total seguridad. Además, el motor no suena demasiado a diésel (salvo en frío y a bajas revoluciones), con lo que el confort acústico es bastante aceptable. Y el consumo está realmente bien.


Su comportamiento en carretera es excelente, apenas se nota que vamos en un coche alto. La dirección es bastante informativa (para lo que hay actualmente en el mercado), el coche va por donde le mandas, y no balancea mucho. Lo cual es bastante sorprendente, ya que la suspensión es bastante cómoda y absorbe bien tanto los baches como los pequeños resaltos que pueblan nuestras ciudades y pueblos (lo cual demuestra que no hace falta poner una suspensión dura como una tabla para que un coche vaya bien). Y su sistema stop/start sigue siendo el mejor del mercado, parando el motor cuando el coche aún no se ha detenido del todo y poniéndolo en marcha de forma rápida y sin brusquedades.


Precio y equipamiento
Como ya te he dicho, este modelo acaba de dejar de venderse, aunque como es un restyling, la mayoría de impresiones siguen siendo válidas. Lo más parecido de la nueva gama es el 1.6 BlueHDi de 100 CV en acabado Active, que cuesta 18500 € según el configurador de Peugeot. Su equipamiento de serie incluye los ya obligatorios control de estabilidad y sensor de presión de neumáticos, además de faros antiniebla, regulador y limitador de velocidad, aire acondicionado, luces dirunas de ledes, pantalla táctil con toma USB, volante multifunción y llantas de acero con embellecedor cromado.
La versión probada iba tal cual de serie, salvo la pintura metalizada (450 €), que ya no se ofrece en este color marrón tan atractivo.
Como principales opciones tenemos el climatizador automático bizona (300 €), llantas de aleación (480 €, aunque a mí me gustan más las de serie), pack Urbano Active (400 €, incluye sensor de aparcamiento, cámara de visión trasera y espejos plegables eléctricamente), elevalunas eléctricos traseros (150 €, que de serie son manuales y en un coche de más de 18000 € deberían ser de serie) y pack visibilidad (200 € e incluye sensores de lluvia y luces y retrovisor fotosensible). Vamos, que de serie viene un poco "pelado" pero se puede completar a gusto del comprador (tampoco olvidemos que esta versión Active es la más sencilla, normal que muchos elementos sean opcionales).


Conclusión
Peugeot ha hecho un buen coche derivado del 208. Se nota mucho más grande, y puede incluso servir como coche único familiar. Además, está totalmente a la moda, siendo un representante del segmento que más crece actualmente, el de los SUV urbanos. Sí, es más caro que un urbano, y sí, gasta más que un urbano, pero aquí vende la estética. Y de eso va bien servido, ya que es bonito y entra por los ojos. Además, es amplio y va bien en carretera. Lástima que el precio sea algo elevado para el equipamiento que trae y, sobre todo, que los materiales interiores no estén a la altura. Espero que hayan mejorado con la remodelación...


  • A favor: estética, consumo bajo, comodidad, motor solvente.
  • En contra: acabados, relación precio-equipamiento, palanca de cambios mal situada y de recorridos largos, detalles de la postura de conducción.


El resto de las fotos, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un blog sin opiniones no es nada, así que deja la tuya. ¡Gracias!